Foto: Archivo
A casi dos meses de su asesinato, autoridades no han dado resultados

A casi dos meses de que fue asesinada la periodista Miroslava Breach Velducea, corresponsal de La Jornada en Chihuahua, las autoridades estatales aún no han realizado ninguna consignación, a pesar de que el gobernador Javier Corral Jurado anunció que los presuntos responsables del delito ya estaban identificados y que pronto serían detenidos.

El pasado 23 de marzo la comunicadora recibió varios disparos de arma de fuego cuando salía de su casa en la capital de Chihuahua, para dejar a su hijo en la escuela. Apenas unas horas después, Corral Jurado convocó a una rueda de prensa en la que aseguró que su gobierno realizaría una investigación exhaustiva para dar con los asesinos de Breach Velducea.

No les pido que sea un acto de fe, sino que tengan confianza en que juntos podemos enfrentar a los criminales, dijo en ese momento el mandatario, quien subrayó que aunque la principal línea de investigación se refería a la actividad profesional de la periodista, no podía descartar ninguna otra posibilidad.

Un par de días después del crimen, la Fiscalía General de Chihuahua dio a conocer un video de una cámara de seguridad en la cual aparecía el presunto autor material del asesinato, quien al parecer llevaba bajo el brazo la pancarta que después se encontró en la escena del crimen. Otra cinta mostraba el automóvil donde el sicario era esperado por un cómplice.

Al cabo de algunos días, el gobernador de extracción panista volvió a convocar a los medios informativos para anunciar que la hipótesis de que el asesinato había sido motivado por el trabajo periodístico de Breach Velducea se había fortalecido, y que había avances importantes en la indagatoria.

Según Corral Jurado, existen indicios que confirmé de manera personal, pero se está en un punto de la investigación en la que resulta inconveniente hacerla pública por las actuaciones que se realizaron. Tenemos que ser responsables y no dar detalles de los avances logrados.

En esa misma conferencia de prensa el mandatario estatal dijo tener plena certeza en que los responsables del asesinato serían detenidos. En su momento difundiremos los datos que no afecten el curso de las indagatorias, reiteró.

A mediados de abril, Corral Jurado volvió a tocar el tema para anunciar que el autor material del asesinato ya había sido identificado, al igual que las personas que lo ayudaron ese 23 de marzo, e incluso al autor intelectual del homicidio.

En esa ocasión el gobernador explicó que se estaban integrando todos los elementos de prueba científicos para capturar a los responsables, de tal manera que el proceso judicial estuviera debidamente reforzado y con todas las pruebas necesarias.

Fue en ese contexto que adelantó no sólo que todos los culpables del asesinato de Breach Velducea serían detenidos y juzgados, sino que además sucedería pronto.

Pero desde ese momento a la fecha ninguna autoridad de Chihuahua ha salido públicamente a exponer si esos avances en la indagatoria ya se han concretado o si ha ocurrido alguna consignación.

No obstante, en el contexto de un acto magisterial, el gobernador Corral Jurado volvió a prometer a Rosa María Breach, hermana de la periodista asesinada, que el delito sería resuelto en breve, puesto que los trabajos de la indagatoria van muy avanzados.

Lo cierto es que hasta el momento no ha habido ninguna consignación en el caso de Miroslava Breach, como tampoco las ha habido en ninguno de los seis casos de reporteros asesinados en lo que va de este año.

El 2 de marzo pasado fue ejecutado en Guerrero el periodista Cecilio Pineda, director de La Voz de la Tierra Caliente y colaborador de El Universal; el 19 de ese mismo mes asesinaron en Veracruz al columnista Ricardo Monlui, director del diario El Político, y cuatro días después le quitaron la vida a Miroslava Breach, corresponsal de esta casa editorial en Chihuahua.

El 14 de abril fue ultimado Maximino Rodríguez, en Baja California Sur, y el 2 de mayo el reportero de radio Filiberto Álvarez Landeros sufrió la misma suerte en Morelos.

De igual forma, el pasado lunes fueron asesinados Javier Valdez, corresponsal de La Jornada en Sinaloa, y el reportero Héctor Jonathan Rodríguez, del semanario El Costeño, de Jalisco. La madre de este último comunicador, Sonia Córdova, subdirectora del mismo medio, fue herida de gravedad y su estado de salud es delicado.