Archivo
El croata logró 25 saques directos, por 13 del cañonero californiano

Marin Cilic conectó una derecha inalcanzable y venció al estadunidense Sam Querrey por 6-7 (6), 6-4, 7-6 (3) y 7-5 para alcanzar la final de Wimbledon por primera vez en su carrera y convertirse en el primer croata en lograrlo desde Goran Ivaisevic en 2001.

Ganador del Abierto de Estados Unidos en 2014, Cilic se ha convertido en el jugador que más apariciones necesitó (11) en Wimbledon para alcanzar por primera vez la final en el All England Club.

El croata logró 25 saques directos, por 13 del cañonero californiano, verdugo en estos dos últimos años de los defensores del título (Novak Djokovic en 2016 y Andy Murray en esta edición).

"Ha sido increíble y fue una dura batalla, de gran nivel, especialmente en el primer set. Tuve oportunidades para ganarlo porque estuve 4-0 arriba en el desempate. El nivel fue muy alto", dijo Cilic.

"Me obligó a jugar un gran tenis, y a recuperarme en el cuarto set", añadió el croata sobre su rival, que había logrado la rotura en esa manga (4-2) y que obligó a Cilic a robar su servicio en dos ocasiones.