Foto: Archivo
El gobierno debe priorizar la soberanía alimentaria para no depender de nadie, dijo el secretario general de la CODUC

Piedras Negras.- Marco Antonio Ortiz Salas, secretario general de la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas, CODUC dijo que en la renegociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos se deben dejar fuera los granos básicos, además de impulsar un esquema de precios de garantía que permitan recuperar la rentabilidad de la actividad agrícola en el país.

Destacó que en el marco de la renegociación del TLC “vamos a tener que buscar un mecanismo que implique la renegociación de todo, lo que no debemos olvidar es que nuestros vecinos mantienen precios de garantía y mantienen apoyos que les generan condiciones que hace que su agricultura sea redituable”.

“En este país nos olvidamos de los precios de garantía, nos olvidamos de las instituciones que en su momento funcionaron para fortalecer al campo y lo dejamos a la libre oferta y demanda; eso hizo que la actividad en el campo se cayera y por lo tanto no fuera rentable y prácticamente nos desaparecieron”, indicó.

Señaló que hoy, si el gobierno quiere generar condiciones de soberanía alimentaria, necesitan regresar a mecanismos que permitan garantizar que la actividad sea rentable y el único mecanismo que se tiene son los precios de garantía o precios inducidos para que el gobierno mexicano genere condiciones de comercialización, para que el precio sea accesible y rentable. 

“México debe regresar a un esquema como el de los precios de garantía para que los campesinos tengan muy claros los apoyos de parte del gobierno, pero sobre todo por un asunto muy puntual”, afirmó.

Destacó que todos los gobiernos en el mundo procuran garantizar su soberanía alimentaria, por lo que en México dependemos en más del 60% de lo que se compra en el exterior. 

Señaló el líder campesino que el gobierno debe priorizar la soberanía alimentaria para no depender de nadie “y lo que nos sobre hay que venderlo fuera, pero primero tenemos que garantizar la alimentación de los mexicanos”.

Planteó el líder campesino que reclamarán al gobierno mexicano impulse una política pública para que los pequeños productores de 0 a 10 ha tengan condiciones para subirse a la rentabilidad y eso le permita generar empleo en este país, ya que “hoy parte de la violencia que se genera es porque el campo ha dejado de ser rentable y porque no hay opciones de empleo en el campo de este país”

“Eso no le conviene a nuestros vecinos del exterior, que en lugar de estar subsidiando el Plan Mérida deberían subsidiar a los pequeños productores de este país; eso les pudiera ser mucho más redituable”, aseguró.