Foto: Archivo
Meade aseveró que la estrategia ha dado buenos resultados, pero se requiere fortalecer y que “siga siendo un instrumento de la política pública del gobierno federal”.

México, DF. El secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribreña, anunció un relanzamiento de la Cruzada Nacional contra el Hambre, como un mecanismo útil de coordinación interinstitucional, focalizada en atender al pobre extremo que está en situación de carencia alimentaria.

Aseveró que la estrategia ha dado buenos resultados, pero se requiere fortalecer y que “siga siendo un instrumento de la política pública del gobierno federal”.

En un desayuno, explicó que estados como Guerrero, Chiapas y Oaxaca aún son un reto, en particular en la generación de empleo, por lo que se busca que los programas sociales apalanquen ello. Recordó que en el cambio del programa Oportunidades a Prospera que se realizó el año pasado, hubo énfasis en la inclusión laboral y financiera, y apuntó que los beneficiarios de Prospera ocupan una población importante en esos estados.

En términos generales, dijo, una política que fortalezca el ingreso y con un mejor entorno de precios ayudará a un mejor apoyo a los más pobres.

Tras el aumento de dos millones de pobres en el periodo 2013-2014, de acuerdo con la medición de la pobreza que dio a conocer en julio el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), con lo cual hay 55 millones de mexicanos en esa condición, se le preguntó qué hará la Sedesol para evitar que esta tendencia se mantenga, ya que a fin de 2016 se levantará la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de los Hogares, en la cual se basa esa medición.

Meade Kuribreña respondió que la evaluación permitirá identificar avances y retos, “hay temas donde habrá avances y otros que tendrán retos”. La ventaja de la formula de medición es que recoge diferentes varianles, y “veremos si se avanza o no, sin calificar a la globalidad de la política pública”.