Foto: Josué Rodríguez
Consideró que dentro de la guerra sucia que existe en una campaña, hay tiempos perentorios para poder descarrilar cualquier proceso electoral

El candidato del PRI a la gubernatura de Coahuila Miguel Ángel Riquelme Solís, aseguró aquí que a 16 días de que terminan las campañas, no le preocupa los descalificaciones y señalamientos que se le han hecho, porque ya hay un electorado definido. 

El abanderado por la coalición Por un Coahuila Seguro, manifestó que no le preocupa lo que hagan los demás, porque él se ha concentrado en su campaña, convenciendo a los electores con sus propuestas. 

“Ya va a terminar la campaña, me sigue teniendo sin preocupación lo que hagan los demás. A mí me ocupa mi campaña y la propuesta que yo llevo a las colonias, el esfuerzo que está haciendo la estructura, el poder caminar y recorrer Piedras Negras, Monclova, Sabinas, Torreón, Saltillo; a mí me da un conocimiento exacto de lo que está pasando. Yo creo que lo que hagan o dejen de hacer a mí me tiene sin cuidado”, destacó.

Desde la colonia Nueva Imagen al término de un evento, consideró que dentro de la guerra sucia que existe en una campaña, hay tiempos perentorios para poder descarrilar cualquier proceso electoral, por lo que consideró que eso lo ha aprendido de su experiencia de 25 años como operador del Partido Revolucionario Institucional.

Destacó que hay un electorado definido, un electorado consiente de lo que ha escuchado y lo único que toca es cerrar con decoro, con dignidad una campaña que fue larga.